Bragas postparto

Bragas postparto, ¿son recomendables?

Una de las principales consecuencias de los embarazos es que provocan una alteración de nuestra figura. Hay que tener en cuenta que tras pasar nueve meses en los que el útero así como la zona abdominal han estado totalmente estiradas, es normal que tras dar a luz esas zonas hayan quedado debilitadas y tarden más de lo habitual en retomar su aspecto normal.

Aquí entran en juego las fajas y las bragas postparto, posiblemente la opción más utilizada por las mujeres que acaban de dar a luz. Se trata de una faja que está diseñada especialmente para amoldarse al cuerpo de una mujer que acaba de dar a luz. No hay que olvidar que durante los 9 meses de embarazo, los músculos de los abdominales se desplazan para así dejar espacio suficiente al bebé, mientras que el útero se expande con el mismo objetivo. Tras dar a luz, esa zona abdominal suele quedar con un estado demasiado flácido, lo que provoca una fuerte sensación de vacío y una figura muy diferente a la habitual.

Las bragas postparto tienen la función principal de conseguir que esa zona abdominal vuelva a disfrutar de su estado habitual de la forma más rápida posible. Ejercen fuerza directamente sobre la zona abdominal afectada, lo que permite disfrutar de una mayor comodidad. Esto ayuda a que tanto los órganos internos como la piel consigan volver a colocarse más rápidamente. Pero su utilización no debe ser demasiado prolongada. Lo ideal es consultar con un médico o especialista.

¿Recomendables?

Al hablar con un médico puedes encontrarte con diferentes versiones. Por lo general, supuestamente los músculos y los órganos que han sufrido una alteración en la zona abdominal deberían conseguir regenerarse ellos mismos sin necesitar realizar una presión externa con una braga o faja de postparto. Por ello, muchos especialistas no recomiendan su utilización.

Pero en cambio hay otros muchos que no encuentran ningún problema en utilizar esta faja y de hecho la recomiendan. Y es que se trata de una opción que te permite sufrir unos dolores mucho menores y disfrutar de una mayor estabilidad en la espalda, obligándote a tomar una postura adecuada. Muchos recomiendan comenzar a utilizarla directamente al día siguiente del propio parto, e ir llevándola más tiempo de una forma gradual.

Aunque por lo general, lo habitual es que sea el especialista el que recomiende la utilización de esta faja, pero a partir de los 3 meses tras dar a luz. Este tiempo se muestra fundamental para la recolocación del cuerpo. Una vez pasado, ya se puede a comenzar a disfrutar de los beneficios que ofrecen las bragas y fajas de postparto.

También hay que prestar especial importancia a aquellos partos que hayan sido a través de cesárea. Mucha gente opina que la faja puede ser muy recomendable para ayudar así a cicatrizar antes la herida y así reducir tanto la inflamación como los dolores. Pero luego hay otros que opinan que después de una cesárea no habría que utilizar este tipo de medidas. Por lo menos habría que esperar a que la herida haya cicatrizado y así no se vea afectada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *