cremas infantiles

Cremas para bebés con pieles atópicas, la opción ideal para aliviar la piel de los más pequeños

Las cremas para bebés con pieles atópicas son la mejor opción para acabar una de las enfermedades de piel más frecuentes entre los niños más pequeños. Una enfermedad que hasta hace unos años suponía un auténtico quebradero de cabeza que era capaz de alterar tanto a los más pequeños como a los más mayores. Por suerte, a día de hoy se muestra como una enfermedad mucho más controlada gracias a la enorme cantidad de remedios y de información que existe.

Y es que la dermatitis atópica, a la que también se le conoce como “eczema atópico”, consiste en una enfermedad en la piel, que tiene un carácter crónico y que aunque puede afectar a una persona de cualquier edad, casi siempre aparece en las personas más pequeñas, sobre todo en los bebés. Más del 90% de las personas que sufren de piel atópica comenzaron a sufrir este problema antes de los 5 años de edad. Es extraño que aparezca por primera vez ya en edad adulta.

Aunque es habitual que las personas que sufren de piel atópica a una edad muy temprana, comiencen a ver cómo van desapareciendo los síntomas a medida que van creciendo. Por lo general, los síntomas comienzan a tener presencia en el cuero cabelludo y en la cara.

Remedios para acabar con la piel atópica

Aunque la dermatitis atópica como tal no tiene cura, lo cierto es que conforme ha ido pasando el tiempo han ido aparecido diferentes remedios que pueden ayudar enormemente a reducir los principales efectos de esta enfermedad. Las cremas para bebés con pieles atópicas son sin duda un producto fundamental y que no te puede faltar si este es tu caso. Suelen ser cremas hidratantes que se encargan de acabar con la sequedad de la piel.

Cremas emolientes

Los emolientes son las cremas para bebés con pieles atópicas por excelencia. También se les conoce como hidratantes, y consiste en todas esas cremas y lociones que se encargan de hidratar la piel. Son perfectas para combinar con los diferentes aceites de ducha que puedes encontrar en cualquier farmacia convencional, y ofrecen una mayor suavidad en la piel y un picor mucho menor. Esto ayuda a que, sobre todo los más pequeños, tengan menos picores y se rasquen con menor frecuencia, lo que ayuda a tener una menor irritación.

Tratamientos dermatológicos

Si el efecto de la dermatitis atópica es demasiado fuerte, es recomendable complementar las cremas emolientes con otros medicamentos que debe recomendar tu médico personal.

La mayoría de cremas para bebés cuentan con corticoides, un medicamento que ayuda a acabar con los picores y que resulta realmente efectivo, a la vez que ofrece rápidos resultados. El problema es que se trata de un medicamento demasiado fuerte, que debe complementarse con algún tipo de tratamiento que te recomienden en la consulta del médico.

Consejos

Aunque realmente no son remedios como tal, si que se muestran como una serie de consejos muy recomendables que tienen que ver con el día a día de los más pequeños.

En primer lugar, ten en cuenta que los baños de tu bebé no deben durar más de 5-10 minutos, y que la temperatura del agua debe ser templada, no caliente. Una vez has terminado el baño, es importante que seques rápidamente la piel y apliques una crema emoliente.

Asegúrate de que tu bebé lleve las uñas cortas, para que no pueda provocarse herida en caso de que se rasque. Y si acostumbra a rascarse sin cesar, no dudes en ponerle unos guantes de algodón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *