Cómo hacer del adiestramiento de tu perro una rutina

Los amantes de los animales somos cada vez más. Afortunadamente, también lo somos las personas que tomamos consciencia de que tener un animal es similar a tener un hijo o un miembro más de la familia a nuestro cargo.

Si te decidiste a tener un perro, debes tener en cuenta que su cuidado no solamente implica darle a tu animal alimento, atención veterinaria y juego, sino que también es fundamental darle una buena educación. Estás leyendo bien sí: educación, porque los perros también necesitan educarse o, lo que es lo mismo, adiestrarse.

Adiestra a tu perro y descubre lo maravillosa que es la experiencia de compartir tu vida con un compañero de cuatro patas que sabe respetar tu espacio, que muestra un comportamiento ejemplar y no ocasiona molestia alguna en la familia.

Y, sobre todo, disfruta del privilegio que te concede tener un compañero de vida que, además de ofrecerte una convivencia pacífica, es feliz. Si amas a los animales, querrás ver a tu amigo feliz.

La importancia de crear buenos hábitos

Sabemos que eso de los buenos hábitos cuesta. Ya nos cuesta crearlos para nosotros mismos y, sin embargo, son necesarios. Una buena alimentación, un poco de ejercicio… En definitiva, mirar por nuestro bien haciendo cosas que quizá no nos resulten demasiado apetecibles pero, sin duda, agradeceremos, porque son beneficiosas para nosotros. Con tu perro tendrás que hacer lo mismo.

Muchas personas dicen que no tienen tiempo para llevar a sus perros a clases de adiestramiento. De hecho, la falta de tiempo es un problema habitual hoy en día, porque nuestro ritmo de vida es frenético. Sin embargo, seguro que la falta de tiempo no te impide llevar a tus hijos a la escuela, ¿verdad que no? ¿Entonces por qué pones excusas cuando se trata de tu perro?

Cómo hacer la rutina de entrenamiento agradable

La rutina de adiestramiento tiene que ser agradable para tu mascota y, desde luego, no debe convertirse en una lacra para ti. Revisa tus hábitos y descubrirás que tienes tiempo para adiestrar a tu perro, aunque sean cinco minutos al día. Excederse de cinco minutos diarios tampoco es recomendable, así que ya ves lo sencillo que es educar a tu perro si realmente te lo propones.

Que tu perro acuda cuando lo llames, que se quede quieto y sentado, evitar que tire de la correa cuando lo sacas a pasear, etc, son conductas que todos queremos para nuestro perro. La buena noticia es que puedes conseguirlo simplemente con un poco de dedicación, paciencia y algunas chuches y juguetes.

Aprovecha cuando saques a tu perro a pasear o hacer sus necesidades y lleva siempre contigo una bolsa con chuches o algún juguete. Lo usarás como premio. El objetivo es que tu perro se divierta contigo mientras está aprendiendo a comportarse bien.

Para él será como un juego y para ti también. Hazlo todos los días sin olvidar ni uno y conviértelo en rutina diaria. Al cabo de 21 días ininterrumpidos haciéndolo comprueba por ti mismo los resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *