pava cazalilla

El lanzamiento de la pava en Cazalilla

Cazalilla se encuentra en la Comunidad Autónoma de Andalucía, más particularmente en la provincia de Jaén. Se trata de un municipio español que no llega a los 900 habitantes.

Se trata de una localidad en la que la agricultura es la fuente de ingresos principal, lo cual no es de extrañar si tenemos en cuenta que casi la totalidad de la superficie de la misma se encuentra anegada de tierras labradas. Cereales, habas, garbanzos, girasol y olivares forman parte de sus cultivos.

Pero si hay algo que hace destacar al municipio de Cazalilla es el lanzamiento de la pava. Esta tradición llevada a cabo todos los años por la festividad de San Blas, muchos la sitúan entre finales del siglo XIX o principios del siglo XX.

Origen de esta celebración

Muchos aseveran que la fiesta tuvo su origen en la rivalidad entre dos familias, que firmaron la paz al casarse la hija de una de ellas con el hijo de la otra. Otros, sin embargo, lo asocian a las Cofradías de Ánimas y uno de los modos que las mismas tenían de recaudar dinero para sus fines.

Como viene haciéndose todos los años, en la festividad de San Blas, una persona con vecindad en el pueblo sube al campanario de la iglesia y una vez allí lanza la pava desde los más de 30 metros de altura que tiene. Asimismo parece ser que se aferran al hecho de que aterriza sin hacerse daño y únicamente el ave sufre un susto.

Controversia con las asociaciones en defensa de los animales

Esta controvertida tradición del municipio jienense, que tiene lugar justo después de la procesión del patrón de la villa y los actos religiosos, trae de cabeza a los defensores de los animales. De hecho, grupos ecologistas han presentado más de una demanda por este hecho, catalogando dicho festejo como una muestra de maltrato animal. Hasta la fecha las denuncias han sido únicamente castigadas con una sanción.

Los vecinos y personas que visitan el pueblo por la festividad de San Blas, patrón de la villa, alegan que el animal no sufre y que una vez lanzado desde lo alto del campanario el animal no se mata.

Si usted se encuentra de paso en la zona no olvide visitar la Iglesia Parroquial de Santa María de Magdalena o la Torre de Calígula pegada a la anterior y perteneciente a un antiguo castillo.

A poco más de un kilómetro de distancia usted podrá disfrutar también del Parque Pilar de la Dehesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *